sábado, 18 de febrero de 2017

SOBRARON MINUTOS... SPORTING 1 vs AT. MADRID 4

Tras unos 45 minutos iniciales en los que el Sporting dio el mejor fútbol de la temporada y donde el saber hacer de los colchoneros impidieron marcharse a a estos al vestuario por detrás en el marcador, los últimos 10 de partido fueron los que necesitó Gameiro para lograr un Hat-Trick inmerecido para el conjunto de Simeone y llevarse los tres puntos de vuelta a la capital.

Gameiro celebra uno de sus tantos (3 hoy en El Molinon)

La justicia en esto llamado deporte Rey es como todos sabemos una utopía, ni el que más se lo merece se lleva la victoria ni todo lo contrario, hoy en este horario matinal, que no impide al aficionado sportinguista a acudir y animar a sus colores, se ha vuelto a demostrar que un encuentro que por justicia debería haber finalizado en tablas se fue para al equipo del "Cholo" por tres jugadas lamentables en las que tal vez el mejor jugador en el campo, Jorge Meré, fallo de forma un tanto colegial propiciando que el balón le llegase al francés Gameiro que cuando tiene el balón controlado pocas veces falla y así fue una vez más, pero aún con la tristeza de la derrota el aficionado sportinguista sale del Templo gijonés con la sensación de que de esta manera con este estilo y con una nueva cara de los futbolistas en el césped el equipo puede tener más opciones a mantener la categoría, algo impensable hace tan sólo dos jornadas y es que la imagen ofrecida por el conjunto de Rubi ha distado mucho de esa acostumbrada últimamente de equipo sin garra ni compromiso, todo lo contrario desde el inicio se vio a un equipo más luchador más entregado y con la presión de la que los "guajes" impregnaron a este conjunto otra vez en las piernas de los hoy futbolistas rojiblancos. Bien es cierto que los goles todos son consecuencia de despistes o fallos defensivos corregibles en la mayoría de los casos, a veces es mejor tirar un balón a las gradas que intentar jugarlo cuando lo segundo compromete la situación a ti mismo o a un compañero pero así podemos asegurar con bastante confianza que el Sporting es equipo de primera, tal y como coreaban los seguidores colchoneros desde su acotada zona en la esquina norte del municipal gijonés al finalizar el encuentro, si bien durante más de 77 minutos se les oyó poco o más bien nada viendo como su equipo era dominado por un Sporting pletórico y con dos lanzas por las bandas, Douglas (derecha) y Burgui (izquierda) que hacían mucho daño en la defensa visitante aunque Moya no hay tenido demasiadas ocasiones de lucirse durante el encuentro.


La necesidad de puntos del Sporting hace que poco importe la identidad del rival porque la prioridad es sumar y los sportinguistas salieron con la intención de que el partido de hoy fuese el primero en hacerlo.


Durante buena parte del partido, especialmente en los primeros 45 minutos el equipo asturiano tuteo claramente al colchonero que sólo se fue por delante del conjunto rojiblanco, (hoy el At. vistió con camiseta negra) en los últimos 10 minutos donde Gameiro se vengo del resto del partido de forma contundente en tres balones que alojo en el mismo lado de la red defendida por "Pichu" Cuellar en los que el guardameta sportinguista nada pudo hacer.


El Molinón volvió a ser el de siempre. La afición vibró y disfrutó de su equipo durante gran parte del encuentro. Rubi y sus chicos volvieron a unir a equipo y afición en la lucha por la permanencia. El Sporting volvió a transmitir sobre el terreno de juego esa alegría y garra que tantas tarde de gloria dio en los últimos dos años. No eran los 'guajes', pero se parecieron mucho por su entrega y valentía a la hora de jugarle de tú a tú al Atlético de Madrid.

El Molinón registro una nueva gran entrada (24480 espectadores)


La primera parte fue impecable. Los locales fueron de más a menos y consiguieron que Correa, Torres, Griezman y Carrasco perdieran la comunicación con el centro del campo y permanecieron sedientos de balón ante las escasas ocasiones que pudieron crear. Algún susto se llevó Cuéllar, pero motivado por la calidad de unos jugadores que con la pelota en los pies son mejores que los pupilos de Rubi. Fernando Torres coqueteó con el fuera de juego, pero el juez de línea levantó la bandera en todas las acciones del atacante. El descanso llegó entre aplausos, al igual que terminó el partido. Algo que no ocurría en todo lo que llevamos de temporada.


La grada reconocía así el desgaste del equipo que pese a la derrota confía en mantenerse a dos puntos de la permanencia pensando en que el Barcelona venza al Leganés y en el próximo encuentro también en feudo local frente al Celta de Vigo a quien la sensación expresada hoy en el campo hace esperar con serias esperanzas de victoria.


Simeone (AT. Madrid)






El "Cholo" como manifestó en sala de prensa vio muy disputada la primera mitad y sólo estuvo claro el resultado en los minutos finales con la aparición de Gameiro a quien felicitó de forma individual por sus tres tantos, algo que según reconoció el técnico argentino necesitaba no sólo el equipo sino también el propio jugador.


Rubi (R.Sporting)
 Por su parte Rubi, técnico del Sporting se lamentó de que un sólo jugador, Gameiro, les haya fastidiado un trabajo tan bien realizado hasta el minuto 77 de partido y espera que esta nueva imagen del equipo que ha logrado volver la esperanza a la grada se mantenga en próximas jornadas. Lo sentía el técnico catalán por la afición que ha estado de espectaculo manifestaba a los periodistas.

Día lluvioso en Gijón con 11 grados de temperatura. Presencia de algo más un millar de seguidores del Atlético de Madrid. La Sardina del Antroxu animó los prolegómenos del partido
las mascotas del antroxu gijonés 2017
y se fotografió con el equipo gijonés. Isma López fue el rojiblanco que se quedó fuera de la convocatoria inicial. Canella ofició de capitán por el Sporting, mientras que Gabi lo hizo por el Atlético. El cuadro del Manzanares actuó con camiseta negra y pantalones y medias amarillas por coincidencia de colores con los gijoneses. 24.480 espectadores.

En definitiva nueva derrota del Sporting, otra vez en su campo, pero en esta ocasión con una nueva comunión entre grada y futbolistas por la implicación demostrada por estos, esperemos que como el grito de los aficionados visitantes, el Sporting siga en esta categoría porque lo que si es cierto es que SPORTING ES DE PRIMERA… ES DE PRIMERA, y su afición aun más y de nuevo lo ha demostrado.

El próximo domingo, partido en El Molinón a las 18.30 horas contra el Real Club Celta de Vigo 



 

lunes, 13 de febrero de 2017

BURGUI, insufla esperanza al sportinguismo


El Sporting se lleva los tres puntos en un partido clave y vuelve a creer en la salvación. Un error de Herrerín tras un disparo de Canella y adelanta al equipo asturiano en el marcador y minutos después, Burgui, el mejor del partido, cerró el marcador. El Leganés lo intentó más en el primer acto y tras un duelo de demasiados parones y poco fútbol, los asturianos se llevan un preciado botín.

 

Y antes de seguir manisfestar lo peor del encuentro, el colegiado, Estrada Fernández, en su habitual negatividad y falta de coherencia, va siendo hora de que el arbitraje en España se tome más profesionalmente dada la importancia que tienen en el desarrollo de muchos encuentros y de lo que se juega en ellos.
Los goles de Canella y Burgui deciden un igualado partido en el que el Sporting vuelve a ganar lejos de su campo días después de cumplirse 1 año desde su última victoria a domicilio, algo que sin duda hará mucho más placentero el viaje de regreso a su tierra de los muchos aficionados rojiblancos integrantes de la archiconocida Mareona desplazados hasta Butarque pese a las numerosas trabas que el CD Leganes puso a los aficionados para evitar su presencia masiva en las gradas del campo madrileño, pero los aficionados asturianos bordearon esas trabas y mediante internet o amistades en la capital que sacaron las entradas en el mismo Club  y sumando las sólo 200 enviadas a Gijón por el club blanquiazul, consiguieron reunir en el campo del Leganes algo más de 1000 seguidores que se hicieron notar durante todo el encuetnro y de manera especial a raíz del primer tanto del conjunto gijonés conseguido por Canella tras un saque raso desde la esquina del jugador que hoy revolucionó el equipo y el partido como ha sido el extremo Burgui. Con todo ello el Sporting vence a su rival más directo y se pone a tan sólo dos puntos de la salvación que sigue marcando el CD Leganes con 18 puntos, el equipo de Butarque visita ahora al Barcelona con lo que el Sporting tiene una oportunidad nuevamente en casa para abandonar los puestos de descenso pese a la visita que les espera en el Molinon, el equipo de Simeone sque viene en la lucha por la Champions y seguro que no dejará de intentar sumar en Gijón tres nuevos pùntos para su guarismo clasificatorio.
Hasta la salida de Burgui al mal césped de Butarque, mal por su estado no por otra cosa pero realmente mal el estado general del campo, el encuentro era de todo menos un partido de fútbol vistoso y no es que lo fuera mucho mejor tras el cambio del extremo madrileño en sustitución del navarro Isma López, pero si cambio la dinámica del Sporting que dio un paso adelante y se le vio con más gana de hacer gol que hasta ese momento donde no habían disparado a puerta en lo que iba de encuentro. Una falta de disparo que ya es habitual en este Sporting 2017. Pero Burgui le dio mordiente al ataque sportinguista y en dos acciones  suyas, la primera en un pase de pillo que nadie se esperaba y el segundo en una internada clásica de extremo de los de siempre y batiendo a Herrerín por el palo largo  y ganandose una amarilla, que bienvenida sea al lanzarse a festejar el tanto con la grada sportinguista radiante tras una temporada tan gris como el cielo sobre la localidad madrileña.
Imagen vía LaLiga
                                                            Imagen vía LaLiga




Rubi, fiel a su estilo no varió en exceso la alineación para asaltar Butarque. Traoré fue la principal novedad en el ataque. El marfileño sentó a Cop en su segundo partido como rojiblanco para intentar liderar las acciones ofensivas.  El Sporting aterrizó en Madrid muerto. Aferrado apenas a un hilo de esperanza. A falta de 17 jornadas para terminar la temporada, el descenso parecía ineludible. Pero en Butarque el hilo se transformó en cuerda de rápel. Sólida, segura y firme. El mejor recurso para iniciar la escalada. Y todo por un triunfo que vale oro. Un triunfo que vale la vida y se la arrebata a un Leganés hundido por las formas de la derrota.  La primera parte fue una auténtica pesadilla para cualquier aficionado al fútbol. Son esos encuentros que solo pueden soportar las aficiones cuyos equipos están sobre el terreno de juego. El duelo llegó al descanso si que Leganés y Sporting rematarán ni una sola vez entre los tres palos.  Con este triunfo, el Sporting toma algo de oxígeno y mete en la lucha por evitar el descenso al Leganés, del que ahora sólo está a dos puntos y con el balance de enfrentamientos a favor del equipo de la capital de la Costa Verde, que también se impuso en el encuentro de la primera vuelta, en El Molinón (2-1).  A punto de dispararse definitivamente las alarmas en Gijón, y tras una semana en la que llamó la atención el cambio de banquillo local en El Molinón -ahora a la derecha de la medular, según se mira desde el mismo al campo- y la prohibición de entrada en vestuario al padre Fernando Fueyo, desde hace 20 años capellán del club (que ocupó la portada de  periódicos locales), este domingo el Sporting logró una victoria que no le resuelve nada. Pero que certifica que aún sigue vivo, en espera de fallos ajenos y aciertos propios.
Sobre el nuevo delantero del Sporting , “el techo” de la Liga no hizó desde luego un buen partido y además de llevarse una amarilla dejo pocas cosas con las que contaar para el futuro si esto es todo lo que puede dar poco apoyará al conjunto de Rubi esperemos que sea más de lo visto en la tarde de hoy. Al igual se puede decir de otra de las incorporaciones de este mercado invernal este procendente del Bilbao el centrocampista Vesga que no acaba de hacernos olvidar a Cases y sus siempre objetivos pases porque lo que el espigado mediocentro vasco no hace es eso al menos de momento dar buenos pases pese a estar catalogado como un jugador de buen pase y meritorio juego ofensivo.
En definitiva si bien Burgui fue de lo mejor del partido por no decir claramente el mejor. El futbolista terminó llorando sobre el campo. No está teniendo su mejor temporada como futbolista y ya ha sido silbado por El Molinón en alguna ocasión. Lo que ocurrió en Butarque era lo que necesitaba el Sporting. Ganar como fuera para poder soñar con seguir en la mejor liga del mundo. El triunfo sirve de motivación para un Sporting que de paso mantiene su gran racha en el estadio de Butarque, donde encadena seis victorias seguidas y suma siete en ocho visitas.

Incidencias

Encuentro correspondiente a la 22ª jornada de LaLiga Santander celebrado en el estadio municipal de Butarque ante 9.124 espectadores, con el arbitraje de Estrada Fernández.